Uncategorized

Hábitos que generan la aparición de arrugas más pronto

Uno de los signos más temidos de la edad son las arrugas faciales y corporales. Estos finos surcos interrumpen la tersura y continuidad de la piel, y son un símbolo asociado a la madurez y vejez. Los surcos y arrugas son inevitables si los años siguen pasando, pero con buenos hábitos y algunos cuidados se puede retrasar su aparición.

Los 7 hábitos más comunes que generan arrugas en nuestra piel

Algunos hábitos para prevenir la formación de arrugas pueden ser evidentes, pero también existen ciertas costumbres cotidianas que aceleran su aparición secretamente. A parte dejando de lado las cremas antiarrugas, se han recopilado algunos hábitos que podemos cambiar para mejorar nuestra piel.

1 – Dormir boca abajo

La gravedad es una enemiga de la elasticidad de la piel. Y cuando se duerme boca abajo, se ejerce una presión adicional sobre la piel por el peso de la cabeza. Puede parecer difícil conciliar el sueño en una posición diferente a la acostumbrada, pero vale la pena hacer el esfuerzo. También es recomendable comprar fundas de almohada de mejor calidad, para disminuir un poco el daño sobre la piel en caso de que se adopte esta postura inconscientemente durante la noche.

2 – Estrés y poco descanso

El sobrecargo de tareas y responsabilidades genera una carga mental que también afecta la salud. Algunas de las preocupaciones pueden ser difíciles de evadir, porque son temas importantes o porque siempre estarán presentes sus activadores. Pero es importante cambiar el enfoque de la vida, para que la carga emocional y mental sea menor. La ansiedad y el estrés son enemigos importantes de la salud, y también reflejan sus estragos sobre la piel.

La falta de descanso adecuado debe evitarse a toda costa. Nada más reparador que un sueño completo e ininterrumpido. Esto además minimiza la aparición de ojeras, lo que da un aspecto más joven y saludable.

3 – Tirar demasiado la piel alrededor de los ojos

La piel de los párpados es muy delicada, y si se frota con demasiada fuerza se estira, lo que conlleva a la aparición de surcos precoces. Algunas mujeres tiran en exceso de esta zona, por ejemplo, para realizar un mejor delineado de ojos. La recomendación para este caso es aprender a hacer el delineado sin necesidad de tirar en lo absoluto del párpado superior.

También se puede frotar con demasiada fuerza para desmaquillar los ojos, y esto es fatal. Es mucho mejor contar con productos desmaquillantes de calidad, y adecuados para cada tipo de producto (base acuosa o grasa), y desmaquillar con paciencia. Un buen método es impregnar un disco de algodón ancho con el producto para remover maquillaje, colocarlo sobre el ojo cerrado y esperar un par de minutos sosteniéndolo en el lugar. En el transcurso de este tiempo los pigmentos se aflojarán, y saldrán en menos tiempo y con menos fuerza.

Por supuesto, se debe evitar a toda costa el frotar la zona de los ojos, por molestias o irritaciones. Si se sienten molestias en los ojos con frecuencia, será mejor consultar con un oftalmólogo o alergólogo para atacar el problema de raíz.

4 – No utilizar sombreros o gafas de sol

La protección solar de la piel es importante para prevenir los daños que la radiación UV causa sobre ésta, como el estrés oxidativo de las células, quemaduras, manchas solares y su potencial para generar cáncer de piel. Sin embargo, también es necesario proteger la zona ocular de la exposición directa al sol, utilizando gafas oscuras con protección UV, sombreros o gorras.

Cuando no se utilizan estos últimos implementos durante los días soleados, además de dejar más vulnerable la vista al daño solar, fomenta la aparición de arrugas por el acto reflejo de arrugar los ojos para protegerlos del calor y el resplandor.

5 – Fumar cigarrillos

La postura de “o” que se forma en la boca para fumar cigarrillos causa la aparición de surcos alrededor de los labios. Este mismo efecto ocurre cuando se consume agua directamente de la botella, e incluso si se utiliza pajilla y no se toma por costumbre arrugar menos los labios.

El hábito de fumar cigarrillos también genera otros signos que pueden asociarse con la edad o el descuido estético, como manchas en los dientes y dedos. Y el agotamiento respiratorio que ocasiona en los consumidores más dependientes y longevos es más fuerte, en especial durante las actividades físicas. Esto constituye un fuerte impedimento para ejercitarse adecuadamente, para cuidar de la salud y eliminar más toxinas a diario.

6 – No mantener un peso estable

Los ascensos y descensos bruscos de peso, e incluso aquellos que no son bruscos pero que implican muchos kilos de diferencia, afectan la elasticidad de la piel. Cuando las pérdidas de peso son muy abruptas, la piel queda flácida y posiblemente arrugada. En el caso contrario, cuando las ganancias de peso también ocurren repentinamente y son muy fuertes, la piel se estira de golpe y sufre daños.

Estas oscilaciones de peso corporal también fomentan la aparición de estrías en la piel, que son otro dolor de cabeza. Son más fáciles de tratar cuando todavía se encuentran rosadas. Cuando se vuelven blancas también pueden atenuarse, pero cuesta más tiempo y esfuerzo. 

7 – La postura para revisar el móvil

Utilizar muchas horas el móvil tiene efectos comprobados sobre la vista, en especial en entornos oscuros. Pero la postura de “cabeza gacha” que es tan frecuente para utilizar el móvil en una posición de descanso para los brazos, sobre el regazo, fomenta la aparición de arrugas en la zona del cuello, que permanece doblada durante mucho tiempo.

Intentar adoptar una postura diferente cada cierto tiempo, y disminuir el tiempo de uso de este dispositivo, son dos alternativas al problema que deben intentarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *